Hammamat Ma’in: el spa natural jordano

Catalogadas por Vogue como «Una de las 23 piscinas y manantiales naturales más bellas del mundo», este enclave resulta de obligada visita en tu periplo por Jordania.


A pesar de no existir actividad volcánica en Jordania, es un país con un gran número de áreas termales, especialmente en las montañas aledañas al mar Muerto. Muchas de ellas están abiertas al gran público y otras han sido reservadas a las grandes cadenas hoteleras como Hammamat Ma’In, dando lujos adicionales. En cualquier caso, sea cual sea la forma en la que visitemos estos lugares, saldremos con el cuerpo completamente nuevo, sobre todo en Invierno.

Si tu intención es la de visitar el mar Muerto, merece la pena aprovechar la excursión para conocer esta maravilla situada a 74 km al sur de Amman, y a 27 km de Madaba. Populares tanto entre la población local como entre los turistas, están situadas a 264 metros bajo el nivel del mar en uno de los oasis más impresionantes del mundo. Cientos de bañistas vienen cada año a disfrutar de las ricas aguas minerales de estas cataratas hiper-termales.

Dichas cataratas son producto de las precipitaciones invernales que reciben las planicies basálticas de las tierras altas de Jordania y que alimentan las 109 fuentes termales frías y calientes del valle, pintando una bella imagen panorámica del patrimonio natural jordano. Las fisuras subterráneas de lava calientan el agua hasta alcanzar los 63°C a medida que desciende por el valle antes de alcanzar el río Zarqa.

Las cascadas Ma’in descienden desde la cima de las montañas y forman mareas encantadoras, que complementan las aguas que cruzan el Área Protegida del Mujib hacia el Mar Muerto a través de las montañas Ma’in, que se extienden hasta los manantiales. Las aguas termales de Ma’in son una parada obligada en el mapa del turismo terapéutico que prospera especialmente en el invierno debido al clima cálido de la región que bordea las montañas entre las montañas y sus aguas calientes.

Los turistas que frecuentan estas aguas termales, encuentran aquí un tratamiento excepcional, especialmente indicado para dolencias físicas crónicas como enfermedades circulatorias y de la piel, dolor de huesos, articulaciones, espalda y músculos. El agua en los manantiales contiene elementos con propiedades curativas, como sodio, calcio, cloruro, radón, sulfuro de hidrógeno y dióxido de carbono.

El tratamiento con agua caliente también es útil en casos de reumatismo crónico, espasmo muscular, dolor de espalda, vasos sanguíneos, venas varicosas, enfermedades de la piel y activación general del cuerpo del agotamiento nervioso y psicológico, secreción endocrina y sinusitis crónica. Al sumergir el cuerpo en estos manantiales, se obtiene el mismo beneficio que en un baño de burbujas, una bañera de hidromasaje o una cama de agua, además, se ofrecen baños de pies y tratamientos de vapor que ayudan a curar enfermedades respiratorias crónicas, especialmente entre los fumadores.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>