Jordania: Tierra de tradiciones

Viajer@s, antes de comenzar vuestra aventura deberéis saber que, a diferencia de lo que se puede pensar en un primer momento, Jordania es un país muy hospitalario para los turistas.

Independientemente de la motivación que lleve a los viajeros a visitar el país, regresarán a sus hogares con la impresión de la Jordania de hoy, por su hospitalidad hacia todo tipo de culturas y por su visión moderna del mundo.


Tradición y hospitalidad

Ahlan wa sahlan! es uno de los saludos más habituales en árabe; representa a la perfección la forma en que los jordanos se relacionan con los demás, sobre todo con los invitados.

Ahl significa “gente” o “familia”, y sahl “comodidad”, de modo que la expresión significa algo así como “siéntete parte de la familia y a gusto”. Es una fórmula muy gentil, que en español suele quedarse en un “bienvenido”, o en inglés, para los turistas, en un welcome to Jordan.

La hospitalidad y amabilidad de los beduinos, cuyo origen está en la dura realidad de la vida en el desierto, están profundamente arraigadas en la mentalidad jordana; forman casi un código que influye en toda la conducta social.

La combinación de unas nociones centenarias de hospitalidad y de un maravilloso sentido del humor típica de los jordanos hace sea fácil relacionarse con ellos.

Para los jordanos modernos y los más tradicionales, los lazos familiares son muy importantes, y es en el respeto a los padres donde se engendra el respeto a los mayores en general. Socializar normalmente conlleva algún tipo de reunión con la familia en un sentido amplio. Hay ciertas delimitaciones de género, no muy estrictamente fijadas, pero que se pueden ver reflejadas físicamente en las casas, con zonas de estar separadas para hombres y para mujeres.



A tener en cuenta

Los jordanos son gente muy respetuosa y amable, pero tal como ocurre en cualquier país extranjero, siempre se ha de procurar tener respeto hacia su cultura, el Islam y al rey de Jordania.
Por ello se recomienda llevar ropas modestas a sitios religiosos y no hacer comentarios en contra de la monarquía, la cual tiene un gran apoyo popular.

A pesar de esto, Jordania es uno de los países más liberales de la región. Las mujeres pueden llevar ropa regular (sin ser muy reveladora), sin que esto cause malestar entre los jordanos. De hecho, la moda occidental es popular entre los jóvenes.

Sin embargo, aún hay cosas que se deben evitar. Por desgracia, las muestras de afecto en público (besarse o abrazarse) siguen estando mal vistas. La homosexualidad no se puede tomar a la ligera, ya que el país sigue siendo muy cerrado frente al tema. Asimismo, el adulterio y sexo consensuado entre parejas no casadas es ilegal y puede ser castigada con 3 años de prisión.

Un tema curioso y con el que tendremos que procurar no enfadarnos a la ligera, es el poco respeto que tienen los jordanos por las colas o las largas esperas. Es común que la gente se adelante o se meta en la cola sin esperar su turno. Más que rechazo, los afectados tratan de hacer lo mismo, lo que crea todo un caos. Por ello es mejor hacerse de la vista gorda, evitarlas o simplemente esperar a que estas culminen.

Se debe tener en cuenta que durante el Ramadán (mediados de agosto o septiembre, hasta mediados de septiembre u octubre) y en las festividades de Eid al-Fitr (fin del Ramadán), los horarios de varios servicios pueden variar. Muchos restaurantes cierran durante casi todo el día (excepto en el atardecer), y es difícil encontrar transporte.


El Dabka es la danza típica jordana

Folklore

Todos los países del mundo tienen bailes tradicionales y cada uno tiene su historia en el tiempo. Jordania no es para menos y tiene un baile típico tradicional que es muy famoso en varios países árabes.

Este baile se llama Dabka y es un baile tradicional con posible origen Fenicio y es bailado en: Palestina, Siria, Jordania, Iraq, Líbano y al Norte de Arabia Saudita


Curiosidades, hábitos y peculiaridades

  • Se estima que alrededor del 98% de la población jordana es de origen árabe y que aproximadamente el 92% practica el islamismo.
  • El respeto a la religión es fundamental. Interrumpir a un musulmán que está rezando es una descortesía total.
  • La mano izquierda se considera “sucia”, por lo que casi todas las acciones se realizan con la derecha. Algunos ejemplos: comer, saludar y entregar dinero.
  • A mucha gente no le agrada ser fotografiada. Por ello, siempre es conveniente pedir permiso antes de tomar una imagen.
  • Comer un segundo plato en el almuerzo o la cena es honrar a la ama de casa, así que no es necesario quedarse con las ganas de repetir; falta de respeto puede ser comer poco.
  • En comparación con lo que sucede en otras naciones de la región, las mujeres de Jordania gozan de una elogiable libertad en el día a día: pueden estudiar, votar, conducir e incluso ocupar importantes puestos de trabajo.
  • Siempre es recomendable tratar de seguir las normas locales, pero cabe mencionar que los jordanos suelen tomar con simpatía y flexibilidad el hecho de que un extranjero las rompa, sobre todo si se percibe que lo hizo con cierto dejo de inocencia.


La vida en el zoco de Amman

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *