Un país para comérselo

Viajer@s, es imprescindible que probéis la gastronomía jordana sí o sí. ¡Está para chuparse los dedos! Así que coged lápiz y papel para quedaros con estas deliciosas recetas, auténticos manjares de oriente para añadir en vuestra propia mesa.

Conocer la cultura de un país es, sin duda adentrarte en su gastronomía y disfrutar de los exóticos sabores que nos brinda esta cocina de Oriente Próximo. La gastronomía jordana es una de las más influenciadas del mundo, ya que ha estado muy matizada por diversas culturas que han pasado por su territorio: árabe, persa e inglesa, entre otras.

Es costumbre que durante las comidas se reúna toda la familia e incluso los invitados. Se suele comer de un plato común con las mismas manos, como símbolo de unión. Al ser un país musulmán, no está permitido comer cerdo.


Khobez

Algo que no puede faltar en cualquier mesa jordana que se precie es el “khobez”, un tipo de pan plano y de gran tamaño que se vende en las panaderías alrededor del país. Se le acompaña con huevos, labaneh (un tipo de crema de queso), zaatar (una mezcla de varias especias), aceite de oliva y una taza de té. ¿Suena delicioso verdad?


Mansaf

La receta más reconocible del país es sin duda el “mansaf”. Consiste en un plato con varias capas de pan “shraak” (muy parecido al crêpe) con cobertura de arroz, trozos de cordero cocinados con una salsa especial de “jameed” (yogur secado al sol), especias y nueces de pino dorado o almendras fritas. Si bien es un plato nacional, la mayoría de la gente lo come sólo e ocasiones especiales.


Manousheh

Otra de las delicatesen de Jordania es el “manousheh”, una especie de pizza de masa muy fina que incluye queso y zaatar. Son muy comunes en los desayunos, y los ingredientes a añadir ¡infinitos!

En las ocasiones más especiales, es costumbre brindar a familia e invitados de un suculento cordero relleno; la gente lo disfruta como un gran banquete. Su receta consiste en cordero asado relleno con arroz, cebollas, nueces y pasas. Las meze (aperitivos) que suelen servirse como complemento a esta comida incluyen hummus (yogur con garbanzos), tabouleh (ensalada árabe), entre otros.

Precios

La comida en Jordania en general es barata, aunque existen muchas
diferencias. Si tu opción es disfrutar de la auténtica gastronomía jordana, en la mayoría de los restaurantes locales cada plato puede costar alrededor de 1 dinar (0,75 céntimos de Euro) y la cantidad de comida que sirven suele ser bastante abundante. ¡Puedes comer realmente bien por unos 3€!

Aun así, en las principales ciudades también puedes encontrar restaurantes de comida rápida o street food para todos los gustos realmente baratos, ¡si es que lo pueden ser más!

Por ejemplo, un Shawarma cuesta 1,2 dinares (menos de 1€) y un refresco no llega al medio euro. Por otro lado, advertiros que si vais a restaurantes en lugares turísticos como Petra el precio se dispara en comparación, dónde comer pollo beduino te puede salir por 11 dinares el plato.

Recomendaciones

Nuestra principal recomendación es la de acudir a un restaurante para locales, alejado de las zonas turísticas. El precio puede ser hasta cuatro o cinco veces más barato y además te aseguras que comes algo verdaderamente tradicional y no orientado al turismo.

Una buena opción es la de pedir varios platos que no suelen costar más de 1 dinar y así probar diferentes sabores. ¡Ah! Y recordad llevar siempre dinero en efectivo, ya que los restaurantes más tradicionales y de toda la vida no suelen tener la posibilidad de pago con tarjeta.

Ya estáis más que preparados para poneros las botas degustando la deliciosa comida de este maravilloso país y sus tradiciones, por lo que ¡buen provecho Viajer@s!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *